Lord Of Death

Hay pocas cosas en el mundo que se puedan jactar de ser godmodders. Pocas cosas pueden decir "yo no puedo morir" y muchas menos pueden decir "le tome el pelo a Remm y sobreviví… varias veces". Entre ellos esta Sammael, o el Señor de la Muerte. Porque poca gente realmente disfruta su hobby con tanta pasión como el.

FOTO AQUI
El Señor de la Muerte, en toda su not!gloria, en una interpretación libre del juego
Realidad Ragnarok Online
Nombre Sammael
Jugador Kai
Origen Un reto
Datos Personales
Nombre Real No Tiene
Aliases Samm, Sammy
Raza Angel y Demonio
Edad La misma que la existencia
Altura 1.77 mts.
Peso No pesa
Ojos Grises
Cabello Negro
Datos Biográficos
Nacionalidad El Universo
Ocupación Señor de la Muerte/La Muerte
Lugar de Nacimiento Solo Dios Sabe-landia
Residencia Nifflheim
Estado Civil Soltero/En relación destructiva/autodestructiva de largo término con Remm
Familia * Vera (Hija)
* Ophel-Neriah (Nietos)
Trabajo Señor de la Muerte, la Muerte, Juez
Poderes Godmoddear
Notas Su relación con Remm es el highlight de su existencia

Historia

El Comienzo de la Existencia

En el principio creó Dios los Cielos y la Tierra. Después creó la Vida. Y después la Muerte.
Así que como conclusión, la verdadera existencia de Sammael, la Muerte, podría ser llamada la segunda fuerza primordial en haber existido después de Dios (porque es un hecho que no existe un "Señor de la Vida").
Eso aparentemente le da ciertos privilegios que otros no tienen, como verdadera inmortalidad, ser tanto Angel como Demonio, no tener Nombre pero si tener el poder que uno le daría, poder ver el Nombre de cualquier ser que puede morir y no poder ser destruido de ningún modo.
También le da un empleo de tiempo completo, y al comienzo de todo, el Señor de la Muerte era el único encargado de recoger las almas y luego de Juzgarlas llevarlas al Paraíso o al Infierno, además de Guardián de las tres Puertas (la puerta al Paraíso, la Puerta al Infierno y la Puerta al Mundo).

Su Primera Personalidad

Como una fuerza primordial de la existencia, el Señor de la Muerte debe ser imparcial a la hora del juicio y juzgar a todos los seres bajo las Leyes de Dios. A pesar de ello, cualquier ser que es capaz de obtener conciencia de su propia existencia es capaz además de tener una personalidad.
Las Leyes aplican de un modo diferente para él, sin embargo. Su Personalidad se crea inicialmente como un reflejo de la conciencia de todos los seres que lo conocen. Ese reflejo es lo que le da poderes similares a los de un ángel o demonio, y la capacidad de actuar sobre el mundo más allá de su función inicial en la existencia. Sin Personalidad, el Señor de la Muerte no es más que un concepto abstracto en constante funcionamiento. Por otro lado, aunque esta Personalidad le da poder, no le da la capacidad de manifestarse del modo usual en el Mundo. Para ello debe utilizar un cuerpo, que le debe ser cedido voluntariamente.
Desconociendo estas Reglas, su primera existencia fue breve aunque fructífera. Durante ella descubrió la capacidad de sentir, el modo de la vida de los primeros humanos y las reglas simples de las Clases y el Ejército Celestial.
Se acerca a los primeros Ángeles y a los primeros Demonios como uno más, sin develar la verdadera naturaleza de su existencia y se retira de ambos lados cuando estalla la primera Guerra sin dejar mayor marca en la historia, lo que ocasiona la muerte de su primera Personalidad.

Los Trece

Olvidado por ángeles y demonios, se dedica exclusivamente a su trabajo. La cantidad de muertes a su alrededor es mayor a la esperada, por lo que decide tomar sirvientes.
Después del Juicio, ofrece a trece ángeles y demonios la posibilidad de purgar sus pecados trabajando para él. Toma sus Nombres para sí, y los vuelve sus Números. Cada uno de esos Trece, toma trece sirvientes más a su cargo, y esos siguientes trece toman otros trece más. En su pico, más de 2197 ángeles y demonios trabajaron para el Señor de la Muerte simultáneamente.
Entre esos Trece, un Demonio y un Ángel son su Primero y su Segundo respectivamente, y ambos cobrarían importancia en el futuro.

Su segunda existencia, Rachzarak y Ruah

Lo unico que logra que la Muerte vuelva a poner sus ojos en el mundo es la inmensa cantidad de tráfico de ángeles y demonios en sus dominios.
Curioso, observa el levantamiento de un demonio entre los demás, Rachzarak, y sigue sus movimientos con gran atención. Entre los cientos de muertos, encuentra a un demonio fiel a la causa de Rachzarak que asiente a ceder su cuerpo.
Por primera vez en varios siglos, recorre el mundo y observa todo. Por primera vez escucha las leyendas que existen sobre la Muerte, y sobre como casi todos consideran la existencia de un ser mas allá de las Clases como algo antinatural. Es rechazado públicamente por los ángeles por haber elegido el cuerpo de un demonio fiel a su enemigo y es ignorado por los demonios por su falta de interés en la liberación de su raza.

Se mezcla entre los humanos por un tiempo, y de entre ellos elige una raza pequeña y muestra a varios de ellos el camino hacia el Árbol de la Vida, y crea al otro lado de la existencia su ciudad, Nifflheim.
Aquellas personas eventualmente fundarían la ciudad de Umbala, creando también el único camino posible para los mortales corrientes entre el Mundo y la Tierra de los Muertos que no incluyera morir antes.

Rachzarak se acerca a el en varias oportunidades, pero inicialmente el demonio sin nombre rechaza cualquier clase de propuestas. Eventualmente acepta la propuesta y se une al demonio. Le ofrece su fidelidad y le permitirle nombrarlo. El demonio lo llama Ruah, y el Señor de la Muerte jura pertenecer al que lo nombró hasta que esa vida deje de existir.
Ayuda a Rachzarak en el grado que la sus funciones se lo permiten y logra incluso crear un nuevo Reglamento para los Juicios del que Dios parece aprobar. También rompe las reglas un par de veces.

El creciente poder de Rachzarak llama la atención del Ejército Celestial. Se dispone a ayudar a detener los esfuerzos del Ejército, pero recibe una orden directa de no intervenir en la muerte de Rachzarak y de juzgarlo de acuerdo a reglas especiales.
Entendiendo que esa era una pelea que no se podía ganar, intenta convencerlo de detener el avance al menos un momento, para distraer al Ejército, pero sus palabras pasan sin mayor importancia. Finalmente Ruah reconoce que no podría actuar en contra de su dueño, por lo decide abandonar la existencia que esta utilizando. Su siguiente cuerpo, sería el de un ángel, Sammael.
Llega a la conclusion de que el unico modo de salvar la vida del demonio es sellándolo para que deje de ser una amenaza para el Ciclo. Utilizando su capacidad de contactar los Nombres y el poder de su nuevo cuerpo, crea el Angel’s Tear. Se presenta ante los humanos como un ángel y les ofrece la oportunidad de tener una era de paz.
Se necesitaron más de veinte sacerdotes para lograr el trabajo. Todos ellos desaparecieron de la historia una vez completado el ritual y Sammael se encargó personalmente de borrar a cada ser que pudiera tener una memoria de lo que realmente pasó. También dedicó a una pequeña parte de su gente a desacreditar los rumores sobre la presencia de un sello en alguna parte del mundo.

Su tercera existencia, Sammael

Los años pasan sin que Sammael sienta la necesidad de mostrarse al mundo. Durante ese tiempo todo su trabajo es llevado a cabo por sus Numeros.

El reaparecer de Rachzarak, ahora bajo el nombre de Remm, atrae su vista por unos momentos. En un capricho, decide tomar acción en su contra al acelerar el paso de Eithleen por el juicio, y la lleva al Cielo antes de que Remm reclame su alma.

Frente a la promesa de venganza de Remm, decide recorrer el mundo de los humanos y se presenta a varios de ellos como una deidad, expandiendo el conocimiento de su existencia y así su poder. Al final del viaje, su Primero se une al recorrido. El demonio parece ansioso de aprender y enseñar. Se desenvuelve con facilidad entre los humanos y no tiene miedo de compartir sus opiniones con el que es dueño de su existencia. También asiente a ser el próximo cuerpo de su Señor sin mayores exigencias ni temores. Eso agrada a Sammael quien le pide que lo nombre.
El Primero lo llama Kyril y a cambio Sammael lo llama Danya.

La atención que Sammael le presta a Danya molesta a bastantes de los Números, pero entre todos ellos el que actúa es el propio Segundo.
Busca deshacerse del favorito y para ello acude directamente a Remm.

La ultima misión que Sammael encarga a Danya antes de su desaparición, es la de vigilar a una joven humana llamada Adya, que parece conocer la existencia de la Muerte como tal.

Finalmente, elige un niño de entre los miles de humanos, y lo comienza a educar como su sacerdote.

La Elegida

El demonio se enamora de la humana. Ambos se mudan a Nifflheim y Remm hace desaparecer a Danya poco después. En el momento de su desaparición, la hija de los dos ya tenía tres meses de gestación.
Sammael siente la desaparición de su Primero, más no logra encontrarlo, y automáticamente sospecha de Remm, pero en el momento otra cosa lo preocupa más. Sin un cuerpo al que moverse en una emergencia, corre el riesgo de perder la influencia que ganó en el mundo y probablemente la chance de asistir/interferir en la vida de Remm.
Decide que su proxima existencia, será la de la niña e Interviene en su gestación, para lentamente formar una vida moldeada a su gusto.
Su madre no parece asombrada en lo absoluto sobre el hecho de que la niña no se parece ni a ella ni a su padre y la llama Vera.

Observa atentamente el crecimiento de Vera como una creyente devota, e interviene cuando considera necesario llevarla por otro camino. La prepara para la guerra, y le da el poder de comunicarse con todos sus sirvientes.
Cuando la joven cumple 18, el se presenta ante ella.

La actualidad

Aunque ha perdido a varios de sus sirvientes en sus propias purgas, Sammael parece ser mas poderoso ahora que nunca.
Su intención sigue siendo la misma que al comienzo, planea soportar a Remm en su camino hacia un mundo sin Ciclo, aun si eso incluye intervenir en su contra. Con su odio contra los ángeles mitigado por la muerte de tantos de ellos, se mantiene aguardando y observando.

Personalidad

La personalidad visible de Sammael cambia tanto como sus existencias, la primera era silenciosa, Ruah era calmo y sumiso, y Sammael es malicioso.
Prefiere no romper las Reglas, para no llamar la atención, pero lo hará si es necesario o incluso si le parece que puede obtener algún beneficio.
De todas las cosas y personas que vio en su existencia, Remm es de las pocas que realmente le causan interés.

Quotes

Trivia

  • Sammael considera que todo lo que ha hecho hasta ahora fue para ayudar a Remm. Eso incluye lo de Eithleen.
  • Aunque aprecia a Vera como probablemente nunca apreció a un humano, no dudará en tomar su cuerpo si es necesario.
Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License